10 de abril de 2017

Café y tallas



Hola cafeinómanos, 
Vengo a contaros lo que me ocurrió este el viernes en una tienda de ropa. 
Fui a la capital, ya que tenía que hacer unas cosas y no pude resistirme a entrar en una tienda de ropa, ya que, hacía tiempo que no iba de compras. 
Antes de seguir, informaros que uso una talla L en ocasiones es una M. 

Cogí diferentes camisetas, dos cortitas, otra normal y otra más anchita, talla L, menos la anchita que era M. Las primeras, me apretaban como nivel dios, y me sacaban carne que desconocía que tuviese, a segunda una camiseta talla L, no me cabía por los brazos, sin embargo, la camiseta holgadita talla M,  me venía perfecta.  No entiendo porque una L  me viene en unas camisetas y una M en otras, salí con un cabreo de narices, ya que, la L no me venía. 

Conclusión: No hacer caso a las tallas, o hacerles caso y sentiros culpables siempre por no caber en esas camisetas, porque aunque adelgacéis nunca nunca vamos a caber, siempre harán más pequeñas. 

 Resultado de imagen de stradivarius tienda

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias a tus comentarios este blog crece cada día más, ánimate y dame feedback.